¡Qué ilusión cuando nos llaman para una entrevista de trabajo! Significa que nuestro currículo agradó y tenemos otra posibilidad de impactar positivamente en la empresa.

No hay una segunda oportunidad para una primera impresión. Así que debemos prepararnos de la mejor manera. A continuación detallaré algunos consejos para ese importante día:

  1. La ropa: deben ser prendas en excelente estado: sin manchas, sin huecos, sin “chanchitos”, sin partes desteñidas ni deshilachadas y sin arrugas.

Que sea ropa de su talla; evite ir en exceso tallado (a). Si es un vestido o enagua, que el ruedo no esté más de dos dedos arriba de la rodilla. No escotes pronunciados.

  1. Los colores: definitivamente el azul es el color ideal para asistir a una entrevista de trabajo. El azul transmite simpatía, amistad, confianza y fidelidad. El blanco, el negro y el gris también son recomendados. El color que es preferible evitar es el rojo.
  2. Los accesorios/complementos: menos es más. En el caso de los hombres y mujeres, es ideal portar un reloj. Anillos solamente el de matrimonio. No utilizar cadenas ni pulseras (preferiblemente). Los hombres no deben llevar aretes.

Los zapatos, el bolso y la faja deben de estar en perfectas condiciones: sin raspones, sin partes rotas. En el caso de los zapatos de tacón, deben tener tapilla y ojalá sean cerrados.

  1. El cabello: limpio, que huela bien, que no esté grasoso. Puede ir recogido o suelto, pero bien peinado. En el caso de los hombres, si tienen el cabello largo, lo mejor es llevarlo amarrado.
  2. El rostro: en el caso de los hombres, si tienen barba, debe ir bien recortada y delineada. En el caso de las mujeres, el maquillaje debe ser natural.
  3. Tips adicionales: llevar un bonito lapicero, el currículo impreso y en llave maya (cuidar que solamente esté el documento del currículo, para que sea fácil de encontrar para el entrevistador).

Autora de la columna:

Sara Zeledón.

szimagen@gmail.com