¿Cuándo acudir donde una sexóloga o un sexólogo?

En el país la sexología aún es un concepto muy nuevo, por tanto muchas personas aún no comprenden muy bien el rol profesional del sexólogo. Muchas veces me preguntan ¿Y cómo sé yo cuando debo de ir a un sexólogo? A lo que yo respondo con otra pregunta: ¿Qué tan satisfecha o satisfecho está con tu vida sexual? Si la respuesta no es positiva, y la persona a su vez siente que ha intentado ya mejorarla por sus propios medios, sin el resultado deseado, pues ese podría ser un buen indicio de necesitar algún tipo de ayuda o acompañamiento sexológico.

Entre las razones de consulta destacan: la falta de deseo, problemas para alcanzar el orgasmo, eyaculación precoz, disfunción eréctil, dificultad o dolor en la penetración, dificultad para conectar sexualmente con la pareja, expectativas incompatibles en “la cama”, falta de comunicación sobre aspectos sexuales, pérdida de interés sexual, frialdad o monotonía; infidelidad, falta de control del impulso sexual, adicción al sexo, parafilias; se orienta además al trabajo en sexualidad de personas con discapacidad, víctimas de abuso, con enfermedades crónicas, adultos mayores o bajo cualquier otra condición o eventualidad que afecte e influya, o de la misma manera que lleve a la persona a cuestionar su vivencia sexual, su salud y su disfrute sexual, ya sea individual o en pareja. Además de cualquier situación que genere la percepción de una falta de control sobre el cumplimiento de las expectativas (propias), la satisfacción o cualquier aspecto a nivel sexual que afecte la relación en pareja.

De la misma manera podría tener un impacto positivo el tan solo abrir el espacio para revisar ciertas cuestiones; es una buena decisión en el campo preventivo, con miras a una vida sexual siempre placentera y saludable.

Es vital comprender que si bien es cierto es esto lo más recurrente, el espacio terapéutico no solo se desarrolla en el ámbito clínico o de disfunciones sexuales, perfectamente podría desarrollarse de manera educativa, o como acompañamiento en ciertas situaciones que no solo atañen el aspecto pareja, o individual, sino en el caso de situaciones relevantes como en el acompañamiento educativo de hijos o hijas, por ejemplo.

La sexualidad es parte  vital de la salud integral, por tanto no trabajar en la misma podría llevar a que se vean afectadas otras vertientes de nuestra vida personal y social, lamentablemente muchas veces teniendo consecuencias dolorosas, como el divorcio. Entre más temprano trabajemos estás situaciones, mejores resultados obtendremos. Y si bien es cierto el poder reside en cada uno y cada una de nosotras, el acompañamiento a veces se vuelve el mejor aliado para este trabajo, en conjunto.

Msc. Marianela Arias Lamicq

Facebook: Sexóloga Marianela Arias Lamicq

Número telefónico para citas: (506) 2282-1663