Eco Granja Don LoLO.

Es un proyecto realizado por la Familia Rodríguez Hernández, liderado por el conocido “Macho Lolo”, el quién siempre soñó en realizar para poder mantener la herencia de su padre y unir a la familia.

Historia

La finca fue formada en 1945 por Don Heliodoro Rodríguez Cordero “Don Lolo”  proveniente de Poás de Alajuela, se estableció en Porvenir de Ciudad Quesada, con una finca productora de caña de azúcar donde elaboraba su propia tapa de dulce muy cotizada en ese entonces, así llevo adelante a su familia y brindó trabajo a muchos ahora amigos de porvenir como la familia Román y Araya principalmente. Ahí podemos hablar de Manuel (pichón), Bolívar (culón), Beto, Nino (padre de los Romanes), Norman y Bolívar Esquivel, Sixto, Toño Murillo, Pirina, Nica, Catato, Pan Blanco, Doña Hilda Araya y su familia.

Don Lolo o Lolito, como cariñosamente le decían, se vino solo a Ciudad Quesada, por medio de un tío que le dijo: “Lolito, tengo un terrenito en Villa Quesada, en San José de Porvenir, que le sirve a usted para que inicie sus proyectos con el trapiche, los bueyes y la caña”. Así fue que se vino de San Rafael de Poas, dejando a sus padres y hermanos (as), para iniciar con su proyecto de vida. Primeramente, al no tener casa, se vino para donde los primos Barrientos en Colón, y se venía por dentro a la finca. También se trajo de San Rafael de Poás a la familia Román, para que les ayudara.

Se hizo la estructura del trapiche y se trajeron de Poas las pailas y el trapiche, los cuales se trajeron en carreta de bueyes desde la carretera principal hasta la finca. El trapiche era movido por agua, la cual venía de lo que hoy conocemos como la fuente Heliodoro Rodríguez Cordero y actualmente provee de agua potable a Ciudad Quesada, a través de la Municipalidad de San Carlos.

Es muy importante recalcar que Don Melo Marín, le ayudó Lolito a pasar el agua que iba para el trapiche por una propiedad de él y que la atravesaba por el medio, eso era los días de molida que eran jueves y viernes. Era un arreglo entre vecinos y buenos amigos, tal y como se hacía en esos tiempos.

De esa manera inició las molidas de caña, produciendo dulce de buena calidad y muy bien visto por los vecinos de Ciudad Quesada. El dulce lo llevaba los viernes al “día de plaza”, tal y como se conocía antes (día de la feria).

Las labores iniciaban el lunes, martes y miércoles con la corta y traslado de la caña al trapiche. El jueves arrancaba la molida a las 2 am, para lo cual estaba Toño en el trapiche y Beto Román en la hornilla. Una vez hubiera caldo de caña, llegaba Manuel Pichón y Bolivar a trabajar en las pailas, pasando el caldo de la canoa para la primera paila y así sucesivamente, con las demás. También hacía el proceso de “sacar mozote” y “sacar las cachazas”, además del proceso final de el control de la miel a su punto, para lo cual se “sacaban los pericos”. Luego pasaban a la canoa para batirla un rato y al final a pasar a los moldes.

La entrega del dulce a la plaza y a los otros negocios como donde Nica Vargas, Toño Vargas (Toño, Teti, Joel), Digno Murillo, Machito Murillo, se hacía en un Land Rover, al cual le cabían 200 atados por viaje. Ya el jueves por la tarde se hacía el primer viaje, luego se iba al “día de plaza” el viernes, y el sábado se terminada repartiendo en diferentes negocios de Ciudad Quesada.

Don Beto Román se hacía cargo de la hornilla junto a su padre “Nino Román”. Este trabajo consistía de arrimar leña y bagazo alrededor de la hornilla para tener a mano en el momento apropiado, para que las pailas estuvieran bien calientes a su momento.

Catato, Pirina y Nica al ser más jóvenes, se encargaban de ayudar en los diferentes procesos y a jalar bagazo fresco (después de moler), el cual debían de dejar en un lugar alrededor del trapiche para que se secara.

Es importante comentar que no había electricidad, y que se alumbraban con lámparas de carburo, para los que entraban en la madrugada y los que salían tarde, cosa que en ese tiempo era muy común.

En 1973 el trapiche paró sus labores, y la caña se comenzó a entregar al Ingenio de Don Juan Mercedes Matamoros. Al inicio fue con bueyes y más adelante se contrataba el transporte donde aparecen los siguientes personajes en orden cronológico: Johansson (Palancas), Jesús Solís, Chana Solís.  Luego el Ingenio cerró y se inició otra etapa en el Ingenio Santa Fe.

Inicialmente, existía una idea de proyecto que visualizaba unas cabañas de descanso en una finca orgánica relativamente cerca de la ciudad, con el objetivo de poder brindar este servicio a clientes de la zona, de la meseta y turismo extranjero. Luego antes de iniciar con las cabañas, se analiza el proyecto de una manera integral y se definieron los objetivos estratégicos, con lo cual ya se iba dando forma el mismo.

Para ese entonces, “Macho Lolo” trabajaba en Coopelesca, empresa en que laboró 20 años y en la que dejó muchos buenos recuerdos y amigos. Siempre estaba pensando en el proyecto y conforme avanzaba el tiempo, más era el pensar de estar primero viviendo en la finca para poder llevar a cabo el proyecto. Y así fue como en Diciembre 2010, sale de Coopelesca e inicia su proyecto junto a su esposa Marjorie y sus hijos. Para ese entonces ya tenía dos años de vivir en la finca y era el momento ideal de iniciar labores.

Se inició la construcción de una cabaña y luego el restaurante, paralelamente, se construyó el invernadero y la lechería con sus repastos. Doña Marjorie, no se quedó atrás e inició con gran cariño y esfuerzo el área de vivero. Luego se construyeron dos cabañas más.

Y así arrancó la operación del proyecto en Diciembre 2014, con 8 mesas en el restaurante, pero con mucho cariño y esfuerzo de toda la familia.

En la actualidad la Eco granja Don Lolo está ubicada a 1,3km de la carretera principal camino hacia San Vicente y cuenta con variedad de servicios y facilidades.

La Eco Granja Don Lolo es una propuesta de desarrollo sostenible, orientada al turismo local y extranjero, lo que se conoce como Turismo Sostenible, la cual ofrece los servicios de Hospedaje y alimentación en el conocido Restaurante Las Hortensias, además la conforman aéreas de producción agrícola orgánica, gallinero, viveros y por supuesto la lechería y área de producción de lácteos; los cuales son vendidos al publico además de abastecer al restaurante.

Las cabañas, restaurante y jardines ofrecen una vista espectacular de Ciudad Quesada, la Llanura Sancarleña y codillera de Tilarán donde sobresale el gran Volcán Arenal, el ambiente fresco y verde le envuelve y relaja sin tener que viajar nada más que 3.5km de Ciudad
Quesada.

Las cabañas son tipo bungalow, están equipas con 1 cama matrimonial, 1 individual, mesa y 2 sillas de estar, agua caliente, terraza con hermosa vista.

El Restaurante las Hortensias ofrece un menú de comida Mediterránea y Fusión de Carnes y Mariscos, se caracteriza por utilizar ingredientes frescos de la granja como huevos, quesos, tubérculos, hortalizas y hiervas como albahaca, romero, eneldo, salvia frescos del día.

Ofrece desayuno a los huéspedes y almuerzo, café y cena a los visitantes, es especial para la familia y parejas, contamos con diferentes facilidades como wifi, amplio parqueo, seguridad y un ambiente abierto y acogedor. Es perfecto para los amantes de la fotografía y la naturaleza.

En la granja sobresale la producción de quesos artesanales como: mozzarella, gouda, manchego, colbi jack, palmito especial, natilla entera, mantequilla y más. Las vacas son criadas 100% pastos de la finca y son de raza Jersey.

El vivero de plantas ornamentales ofrece gran variedad de especies entre ellas, suculentas, helechos, lirios, papiros, hortensias. Las cuales son cuidadas con mucho amor por Marjorie esposa y madre de la Familia.

Las Hortensias