Una buena higiene bucal es imprescindible de lo contrario podríamos tener serios problemas de salud, perder piezas dentales o sufrir padecimientos como mal aliento. Es por ello que elegir un cepillo de dientes adecuado es importante.

Lo más importante es optar por un cepillo que se ajuste al tamaño de nuestra boca por ejemplo, cepillos con  limpiadores de mejillas y lengua, de textura media o suave para remover la placa y los restos de alimentos, de cabeza pequeña o mediana para poder limpiar mejor cada rincón de nuestra cavidad oral.

En cuanto al mango, lo mejor es que sea antideslizante para obtener un  mejor control y seguridad, ya que en ocasiones un cepillo que se resbale de las manos puede provocar alguna lesión en la boca.

El reemplazo de el cepillo debe realizarse cuando sus cerdas se desgasten o bien cada tres meses y también es importante cambiarlo después de un resfriado puesto que las cerdas acumulan gérmenes que pueden provocar una nueva infección. Un cepillo gastado puede dañar el tejido de las encías retrayéndolas y produciendo que las raíces de los dientes queden expuestas y aumente la sensibilidad al calor, al frío, a ciertos alimentos y bebidas.

En realidad, cualquier cepillo de dientes que sea cómodo funciona bien. Lo más importante es cepillarse los dientes correctamente y el tiempo suficiente ya que la mayoría de las personas se cepilla durante menos de un minuto pero para alcanzar todas las áreas de la boca y restregar para eliminar las bacterias que producen caries, debe cepillarse durante al menos dos o tres minutos, como mínimo dos veces al día.

 

La autora de la columna es:

Dra. Mariela Retana Serrano

Odontóloga General.

Código: 535915

Propietaria de la Clinica Dental Dra. Mariela Retana

Sucursales Cartago y San Francisco de dos Ríos.