Si eres emprendedor o lo intentaste ser alguna vez, has pasado por las siguientes situaciones de oscuridad en tu vida de emprendimiento:

  • “Te levantas hoy con toda la energía para lograr grandes cosas, sin embargo, mañana no es así, sientes que el mundo se cae a tu alrededor”.
  • “Sientes que has hecho todo por levantar tu negocio y nada funciona”
  • “La preocupación por el dinero y no tener para pagar las cuentas te quita el sueño y te provocan la intención de desistir.”
  • “Aparecen personas que lo único que hacen es decirte palabras groseras o presentan actitudes negativas que minan tu motivación”
  • “Empiezas a dudar de si tu sueño podrá ser realidad”.

¿Sabes algo? No estás solo o sola. Yo también he pasado por esos momentos difíciles. Y ¿sabes algo más? Todo esto es parte de emprender. Aquellos que digan que todo es fácil y que en 24 horas te puedes hacer rico, famoso y tener una empresa de éxito, es una vil mentira.

Si pudiéramos preguntarles a todas esas personas que ahora se lucen con sus éxitos y millones frente a nosotros, podrás conocer historias de lucha, de caídas (varias) y de todo lo que tuvieron que hacer para levantarse. Sufrieron traiciones y falta de apoyo, falta de dinero y decepción, sin embargo, se diferencian de los que no logran nada por su perseverancia y lucha constante. Fueron tras su visión y después de años de trabajo fuerte y dedicación han logrado metas importantes.

 

Entonces, ¿porqué quieres tener la cosecha sin haber hecho tu siembra? “El valor del oro se prueba en el fuego” Eclesiástico, La Biblia.

Levántate, sacude el polvo que te ha opacado la visión que tienes y empieza otra vez cada día. ¿Qué significa esto? Todos los días debes tener la misma ilusión y esfuerzo del primer día. Cuando llegue un pensamiento negativo, reemplázalo por uno positivo que te ayude a lograr tus metas.

Sí puedes lograrlo. Sigue adelante, con la frente en alto y dando lo mejor de ti con excelencia y entereza.

Mientras siembras la semilla y la cuidas cada día, ella va creciendo sin que te des cuenta y en el momento que menos piensas tendrás un gran árbol con frutos que podrás cosechar en abundancia y dirás: ¡Sabía que lo lograría!

 

 

Ana María Alfaro Gamboa

Licda. en Contaduría Pública, Emprendedora y Mentora para Emprendedores.

Fundadora de You Pura Vida