Existen en el mundo alrededor de 6.000 especies de plantas crasas o suculentas, el 70% proceden de zonas áridas y semiáridas, aunque también se encuentran en zonas frías, montañosas y de gran humedad.

Estas plantas también llamadas carnosas, son aquellas que han desarrollado tallos u hojas gruesas y carnosas para almacenar agua en su organismo.

¿A qué se debe esto?

Este tipo de plantas se han tenido que adaptar a condiciones climáticas extremas para sobrevivir en zonas áridas lo que explica el almacenamiento de agua. La escasa frecuencia de lluvia han condicionado una floración y fructificación rápida para asegurar la continuidad de la especie.

Estas plantas son increíbles no solo almacenan el agua, sino también su coloración glauca que refleja el sol tratando de repelerlo y los diminutos pelitos que guardan las gotas del rocío, todo con el fin de sobrevivir al ambiente donde se desarrollan.

La autora de la columna es:

Mini Jardines Elohim