Tabaco y Salud Bucodental

La cavidad oral es la puerta de entrada en el organismo  de los productos tóxicos del tabaco, es así como en la boca se manifiestan los efectos del tabaco, comenzando por el calor inducido al fumar.  El tabaquismo impacta en la salud bucal, tanto en encías como en mucosas, aumentando el riesgo de cáncer oral.

Del mismo modo la encía del fumador recibe un menor aporte sanguíneo y de oxígeno, a la vez que disminuyen sus mecanismos defensivos contra las bacterias de la placa bacteriana; lo que justifica que exista una mayor destrucción de los tejidos que soportan al diente.

Dado el menor aporte sanguíneo, las características inflamatorias de la encía de un fumador pueden estar disminuidas, la inflamación o sangrado que alerta de una enfermedad periodontal pueden presentarse. Es habitual también en los fumadores una mayor formación de cálculo dentario o sarro y la aparición de manchas.

La periodontitis, es la principal patología asociada al tabaquismo, es una enfermedad de origen infeccioso y características inflamatorias que afecta a los tejidos que rodean y soportan al diente, siendo una de las principales causas de la pérdida de dientes, para un fumador, el riesgo de padecer periodontitis es tres veces mayor en comparación con la población no fumadora.

La mucosa de la cavidad oral también sufre los efectos del tabaco retarda la reparación de heridas, promueve la inflamación crónica sistémica y, lo más negativo, aumenta el riesgo de cáncer de mucosa oral.

Gracias a : Clinica Dental Dra. Mariela Retana

.