Ya somos muchos los que nos pasamos el día en el trabajo. Trabajé en una oficina, en una tienda, en un hotel o como maestro, a veces es difícil comer saludable cuando uno está fuera de casa. Especialmente, porqué muchas veces la única opción es una máquina expendedora o una tiendita donde solamente venden productos empacados y opciones no tan saludables, con mucho azúcar y grasa. En estos casos, lo mejor que puede hacer es estar preparado para cuando le de hambre entre comidas y tener siempre snacks saludables a la mano.

 A continuación le doy algunas ideas. ¡También puede combinarlas entre ellas!

  • Un cuadrito de chocolate negro (de más del 75% de cacao) o algunos nibs de cacao tostados.
  • Agua y/o la carne de coco
  • Fruta
  • Aguacate
  • Sticks (palitos) de apio, pimiento, pepino o zanahoria con jugo de limón.
  • Un puño de nueces (pistachos, almendras, nueces de la india, etc). Lo puedes combinar con algún dátil, pasas o arándanos para darle un toque dulce.
  • Yogurt natural (fíjate en la etiqueta que no tenga demasiado azúcar añadido). Lo puedes combinar con hojuelas de avena, fruta o semillas y nueces.
  • Avena cocida combinada con alguna fruta, nueces o semillas.

 Evita:

  • Barritas de cereales
  • Galletas
  • Cereales de caja
  • Pan blanco
  • Yogures comerciales de sabor
  • Bebidas energéticas
  • Jugos de fruta envasados o refrescos

 

Estos son productos procesados y refinados y, aunque en el empaque diga que son “bajos en grasa”, “sin azúcar” o “light”, la realidad es que contienen muchísimos ingredientes escondidos que no son saludables. Especialmente, contienen grandes cantidades de grasa, azúcar o endulzantes artificiales, sodio y también colorantes y conservadores; ¡solamente tiene que leer la etiqueta para darse cuenta!

 

e2

La autora de la columna es:

Health Coach – Asesora de Salud Integral
Cel: +52 (415) 144 8223
Skype: meritxellsoleestiu

Asesora en Imagen, conferencista internacional, asesorías para hombre y mujer, Personal Shopper y Capacitaciones Empresariales.