Tu imagen no solo se trata de belleza y saber vestir.Tu imagen se trata de tu éxito por lo tanto, la imagen debe ser estrategia en tu marca personal. El poder de la imagen personal va más allá de la imagen externa, va más allá de lo que vemos en la primera percepción

Una de las ventajas de la imagen profesional se encuentran el darse a conocer de manera más efectiva y diferente  de la competencia, ser notable  de manera más fácil. Siempre vamos a proyectar una imagen, buena o mala, aún cuando creamos que no estamos haciendo nada que nos destaque. Siempre estamos proyectando conceptos de nosotros mismos ante diferentes grupos sociales como lo es la familia, la pareja, compañeros, entre otros.

Está en tus manos como quieres que te perciban, te explico las tres áreas importantes a trabajar en la imagen profesional.

Apariencia:

Se trata de construir una propia identidad, esa que te caracteriza y la que vas a estar trabajando diariamente. ¿Qué tipo de emprendedora eres? ¿Cómo quieres que te recuerden? ¿Cómo quieres que te perciban?  ¡Tienes que definir que es lo que quieres proyectar!.

Comportamiento:

Este factor se refiere a las acciones. ¿cómo te comportas en diferentes actividades o lugares? Te recomiendo que conozcas o estudies las normas de comportamiento según los lugares o eventos en los que te desenvuelves como la oficina, entrevistas, cenas…¡Investiga!

Comunicación:

¿Cómo te expresas con lo demás? ¿Cómo es tu tono de voz? ¿Cómo contestas los mensajes? No es solamente el uso de las palabras de acuerdo a nuestra formación y experiencia, sino aspectos como pronunciación, dicción, modulación, tono, acento, volumen y timbre. Una buena redacción da una imagen positiva y profesional. La forma en como nos comunicamos de manera oral y escrita cuentan.

Invierte en tu imagen, una herramienta poderosa y aliada a tu marca personal. Marca la diferencia y no subestimes el poder de la imagen.